ANÍBAL ÁLVAREZ MENCHACA




De niño se presentó a un concurso infantil de cuentos, con un relato que había plagiado, letra por letra, a su hermano mayor. Y ganó. Y fue cuando empezó a aprender que en esta vida los cabronazos, a veces –muchas veces-, se salen con la suya y se quedan tan tranquilos.

Más músico que escritor, pero más escritor que taxidermista (algo es algo), a Aníbal Menchaca (Gijón, 1981) lo que le va es apuntarse a cualquier bombardeo. Ha probado el teatro (Refugiartes Teatro), la música (varios discos con distintas formaciones), la pintura (no le gusta: sabe mal), la poesía (escribió cuatro cosas cuando era joven), la performance (grupo de ocupación sonora Hábitat)… Hay quien dice (los pocos que han leído algo) que lo de escribir no se le da tan mal, después de todo. Todavía le quedan un montón de cosas por probar para darse cuenta de que ninguna es lo suyo, y concluir que lo que quiere es hacer de todo un poco… Ama las montañas, el futbolín y la mayonesa MUSA; y aborrece hablar de sí mismo y que le toquen el pelo mientras come. Fue y es visitante asiduo de las obras de Borges, Baricco, Cortázar, Lovecraft, Bradbury y otros autores que contengan al menos una “r”.

Así que, a la izquierda del ring, con 90 kilos, boli BIC azul y calzón de color variable, Aníbal. A la derecha, con un peso de 4,98 gramos y dispuesto a darle la paliza de costumbre sin pestañear, un folio en blanco.

El resultado del combate, “Ocho minutos”, relato incluido en La edad del óxido.

2 réplicas admitidas:

The Wild Rose dijo...

Mmmhhh, qué tipo más interesante. Ganas de conocerle a usted también!
Un saludo,
Sibi

Grupo Scout dijo...

Hola,
me gustaría conseguir los acordes de No poder soñar (esta ciudad gris)
Muchas gracias!
un saludo